Cómo entrenar a tu mente para pensar en positivo.

De todos es sabido que lo bueno atrae a lo bueno y en el caso de los pensamientos no es diferente. La explicación es sencilla: imagínate que los pensamientos positivos son como una semilla de nuestras acciones, si lo que pensamos es negativo ¿qué germinará?

No se trata de cerrar los ojos ante un problema, sino de aprender a mirarlo de otra forma, de cambiar cómo pensamos, que a su vez es la única forma de cambiar cómo hacemos las cosas y lograr así el crecimiento personal y profesional.

¿Cómo funciona el pensamiento positivo? 

Pensar y hablar en positivo, entre otros beneficios, predispone al diálogo y permite una mejor comunicación, por este motivo es importante en todos los ámbitos. Ver la parte positiva de las cosas también mejora el estado de ánimo y aporta una visión más constructiva ante las dificultades.

Ninguna persona negativa tendrá éxito pero sin embargo, el éxito no es solo resultado de pensar en positivo, el éxito requiere dedicación, esfuerzo y resistencia a la frustración, y ahí es donde está la clave, porque ser positivos nos anima a seguir.

Pensar bien es la antesala de hacerlo bien

Es cierto que hay situaciones graves, tragedias que acontecen y que en determinadas ocasiones tenemos que enfrentar, pero el resto de las circunstancias de la vida cotidiana, los problemas del día a día, son en gran medida, una cuestión de actitud.

La actitud positiva nos pone en el camino correcto para disfrutar de lo que hacemos, la actitud positiva es el primer paso hacia el éxito, es la semilla que hace generar el resto de cualidades que van a ayudarnos a triunfar. De la actitud positiva surge la motivación y quien trabaja motivado se compromete con lo que hace y se esfuerza por aprender. Y es esto, saber que estamos haciendo las cosas bien, con rigor, lo que nos va permitir confiar en nosotros y en aquello que hacemos.

Ser positivo no es una cualidad innata sino adquirida, es algo que se puede aprender. Debemos ejercitarnos para mejorar nuestra capacidad de visualizar lo que hay de positivo en cada situación y decidir analizar el problema y buscar una solución, sin perder toda nuestra energía en lamentarnos.

5 cosas que puedes hacer para entrenar tu mente y pensar en positivo.

1. Vive en el presente y céntrate en lo que hagas. 

El pasado es algo que no puedes cambiar luego no pierdas energía en él, céntrate en lo que puedes hacer hoy, con tu situación actual. Sé práctico.

2. No procrastines.

Las tareas incompletas que vagan por nuestra mente nos restan energía. Mentalízate de lo que debes hacer y de cuándo debes hacerlo. Pensar todo el rato en ello y posponer la tarea solo servirá para que alargues ese malestar. Y si lo que tienes que hacer no es necesario realizarlo en ese momento, no pienses en ello ahora, ya lo afrontarás cuando sea necesario.

3. Ten ilusiones pero ponte metas accesibles.

No podemos vivir sin ilusiones, las ilusiones son un motor que nos impulsa a conseguir aquello que queremos pero también puede ser devastador cuando vemos que no podemos conseguir lo que deseamos. Aplica una dosis de realismo a tus ilusiones y ponte pequeñas metas, divide tu objetivo final en una serie de objetivos más accesibles.

3. Cadena de pensamientos positivos.

Los pensamientos funcionan en cadena, el pensamiento negativo genera más pensamiento negativo y lo mismo ocurre con los pensamientos positivos. Genera una cadena de positividad empezando a preguntarte “Vale, esta es la situación: ¿qué parte tiene de positivo todo esto?”

4. Sé consciente de tus pensamientos.

El pensamiento negativo hace que nos sintamos mal. Cuando te sientas así, analiza si se trata de algo que pasa por tu cabeza o es por lo que estás diciendo en ese momento y aprende a darle la vuelta a las expresiones: hazte preguntas que te respondan a tus dudas o que cambien tu forma de pensar, o bien reformula lo que dices o piensas sin utilizar expresiones negativas.

  • Nunca voy a lograrlo  → ¿Qué necesito para lograrlo? → Con esfuerzo creo que puedo lograrlo.
  • No valgo nada → ¿En qué me baso para valorarme? ¿Qué cualidades tengo? ¿Qué podría hacer para ser mejor? → Tengo algunas cualidades para ser valorado y sé que puedo mejorar.

5. Acepta y sigue.

Adaptarte a una nueva situación es difícil pero tienes que darle una oportunidad antes de sentenciar que será peor que aquello de lo que sales. Afronta la nueva etapa o proyecto metiéndote de lleno en ella, empieza de cero. Y déjate sorprender. Observa con curiosidad e ilusión como lo haría un niño.

Si te ha gustado este artículo, te animamos a que lo compartas 🙂 

Translate »