¿Nuevo calendario laboral femenino?

Aunque tradicionalmente el 22 de febrero se ha designado como el Día de la Igualdad Salarial, el origen de nuestra publicación se remonta al 03 de noviembre de 2018, jornada en la que se conmemoró ese día en Europa el pasado año.

¿El motivo? La respuesta es sencilla a la vez que alarmante. Los datos presentados por la propia Comisión Europea mostraron que las mujeres, en el ejercicio anterior, ganaron de media un 16,2% menos que los hombres en la UE. El 3 de noviembre, por tanto, marcaba el momento simbólico en el que las mujeres dejarían de ser remuneradas en comparación con los hombres, quedando en ese momento un 16% del año laboral.

Para la Comisión Europea los factores que llevan a esta desigualdad salarial se resumen en: “las mujeres trabajan más frecuentemente a tiempo parcial, no consiguen romper el techo de cristal en las empresas, desarrollan su actividad en sectores peor remunerados o tienen a menudo que asumir la responsabilidad principal del cuidado de sus familias”.

Para abordar esta brecha salarial entre hombres y mujeres la propia Comisión presentó en noviembre de 2017 su Plan de acción para el periodo 2018-2019, en el que otorgan prioridad a ocho campos:

  • Mejorar la aplicación del principio de igualdad salarial.
  • Combatir la segregación en ocupaciones y sectores.
  • Rompiendo el techo de cristal: iniciativas para combatir la segregación vertical.
  • Hacer frente a la sanción de cuidado.
  • Valorar mejor las habilidades, esfuerzos y responsabilidades de las mujeres.
  • Luchando contra la niebla: descubriendo desigualdades y estereotipos.
  • Alertar e informar sobre la brecha salarial de género.
  • Mejorar las alianzas para abordar la brecha salarial de género

Aún con simpatizantes y detractores (por amplios y variados motivos), los números hablan por si solos y en la UE aún queda un largo camino por recorrer en la búsqueda de la Igualdad Salarial deseada.

Translate »