Este es el lema que, desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se ha elegido para abanderar el Día Internacional de la Mujer 2019.