Una estrella se ha apagado recientemente, concretamente la de Stephen Hawking, una de las más brillantes en el mundo de la astrofísica. El científico británico ha demostrado que en la búsqueda del conocimiento no existen más barreras que las que cada uno se pone.