La formación es un elemento clave para la supervivencia de los establecimientos hosteleros ante una oferta tan abundante y diversa dentro del sector. Los cursos de especialización y la formación específica para cada uno de los puestos, es lo que puede garantizar la diferenciación a través de la excelencia en el servicio.