Hemos incorporado Internet y las Redes Sociales a prácticamente todos los aspectos de nuestra vida, tanto personal como profesional. Entonces ¿por qué no utilizarlas también cuando impartimos o recibimos Formación?