Resolver situaciones potencialmente conflictivas e incluso adelantarnos a ellas es una parte importante de nuestra actividad diaria. Tal es así que en el trato y relación entre personas se considera un valor esencial, no el evitar el conflicto, sino saber llevarlo y solucionarlo adecuadamente.