Toda estrategia de desarrollo de una empresa u organización contempla, o debería contemplar, la formación de sus Recursos Humanos como una de las acciones importantes para su crecimiento económico y el aumento de su competitividad en el mercado. Entonces ¿por qué aún existen tantas empresas que perciben la formación como un gasto en lugar de una inversión?