El hogar inteligente es uno de los avances tecnológicos que están dejando de formar parte del futuro para convertirse en un presente real de nuestras vidas. Estas “smart homes” proporcionan una mayor comodidad, permiten disfrutar de nuevas experiencias y, sobre todo, facilitan un ahorro energético y económico. La demanda de personal cualificado para el diseño e instalación de los sistemas domóticos e inmóticos que dan vida a estas viviendas es, actualmente, una realidad a la que es necesario hacer frente.